PIMEM defiende el uso del catalán en los comercios de las islas Baleares

Desde Pimem manifestamos que nos mostramos “totalmente contrarios” a la decisión de la Abogacía del Estado de presentar un recurso contencioso administrativo, en representación de la Delegación del Gobierno y el Ministerio de Presidencia y Administraciones Territoriales, frente al acuerdo del pleno adoptado por el Ayuntamiento de Pollença el pasado febrero en el que se aprobaron las bases reguladoras de las subvenciones a empresas que utilicen el catalán como lengua habitual.

Encontramos que la ayuda propuesta por este ayuntamiento “no incumple, de ninguna manera” la norma constitucional sobre la igualdad (en la cooficialidad) de las lenguas de las Islas Baleares, que según la visión de la Abogacía del Estado “sí, se está vulnerando”. Además, coincidimos con el representante de la administración pública de Pollença, Miquel Àngel March, al defender esta ayuda, que en distintos municipios se viene concediendo desde hace ya 20 años, que cuenta con la aprobación social y política y que al parecer “nunca había sido un problema hasta ahora”.

“No podemos permitir que una simple partida, que no cuenta con un presupuesto superior a 5.000 euros, tenga una repercusión tan grave para Delegación de Gobierno” y que sea tildada como una subvención que incumple con el derecho constitucional y que “ataca a la igualdad de las lenguas oficiales de nuestras islas, catalán y castellano”.

La preocupación que algunos partidos políticos están desplegando, durante los últimos años, sobre las lenguas de nuestra comunidad, la consideramos desde nuestra institución “desmesurada e innecesaria”. Pimem coincide al pensar que el único problema que hay, actualmente, entre el castellano y el catalán, es el provocado por estos mismos partidos, que hacen de la educación lingüística, una batalla innecesaria y partidista, para intentar desestabilizar al contrario.

Apoyar y fomentar el comercio a través de nuestra propia lengua, nunca puede ser visto, por los partidos de nuestras islas, como un inconveniente. No debemos cometer el error de percibir este tipo de subvención como un ataque deliberado hacia la igualdad y la estabilidad lingüística. Precisamente desde Pimem creemos que este tipo de actuaciones, por parte de la Abogacía del Estado y de la Delegación de Gobierno, lo único que provoca es un distanciamiento entre los integrantes de nuestra comunidad. “Una fractura que de seguir así puede ser insalvable”.

La igualdad de nuestras lenguas es necesaria para el desarrollo adecuado de las Baleares. Si pretendemos evolucionar y crecer es necesario la adecuada comunión entre el catalán y el castellano como lenguas cooficiales.

Por todo ello, nos mostramos contrarios a las decisiones tomadas desde la Delegación de Gobierno y le solicitamos que recapacite y retire el recurso sobre unas ayudas que lo único que pretenden es fomentar el uso continuo del catalán y de apoyar al pequeño y mediano comercio de las comunidades de las Baleares.

TOP