Es necesario un nuevo sistema fiscal para los autónomos

  • Un colectivo formado por más de 2 millones de persona en España, artífice en los últimos años de la creación de un tercio del nuevo empleo en nuestro país, “se ve asfixiado mensual y anualmente por una fiscalidad desigual”

 

Nuestro actual sistema fiscal está generando una presión excesiva sobre los trabajadores autónomos. Un colectivo formado por más de 2 millones de persona en España, artífice en los últimos años de la creación de un tercio del nuevo empleo en nuestro país, “se ve asfixiado mensual y anualmente por una fiscalidad desigual” asegura el presidente de la pequeña y mediana empresa de Mallorca (PIMEM), Jordi Mora.

Desde Pimem quieren transmitir el deseo, hacia el nuevo Gobierno nacional, de que se produzca un “cambio en el sistema fiscal” hacia los trabajadores autónomos para que así puedan estar “más favorecidos y aliviados”. Los autónomos representan un grupo de contribuyentes muy importantes para la Hacienda Pública dada su gran aportación, “injusta”, a las arcas públicas.

Las comparaciones que existen entre los autónomos y las sociedades “está dejando a este colectivo en una situación realmente difícil” afirma Mora. Sobre todo, a partir de enero del 2019 cuando las sucesivas prórrogas anuales sobre la tributación en el régimen de estimación objetiva (módulos) finalicen.

Por ello el máximo representante de la federación de la pequeña y mediana empresa de la isla solicita “modificaciones legislativas en el ámbito tributario que acaben con los agravios comparativos entre autónomos y sociedades”.

Existen diferentes puntos en los que se debería incidir para así conseguir esa “justa fiscalidad” asegura Mora. La primera, enfocada a establecer una remuneración deducible fiscalmente por el desarrollo de su actividad laboral que a la vez favorezca al fortalecimiento del actual sistema de la Seguridad Social por una mayor cotización por parte de los autónomos.

La segunda estaría dedicada a eliminar el sistema impositivo progresivo e imponer uno único para la tributación de todas las actividades económicas que desarrollan los autónomos y que podría ser similar al impuesto de sociedades que actualmente se sitúa en el 25%. “El impuesto progresivo con el que trabajan los autónomos actualmente puede variar de un 19% a un 45%” confirma Jordi Mora.

Las dietas, son por norma general, un tema preocupante y que durante mucho tiempo ha ido arrastrando este colectivo. Según Mora, en un sistema fiscal justo los autónomos “deben poder deducirse las dietas”. Con el sistema actual, los únicos que pueden deducirse este tipo de gastos son los que trabajan para una empresa. Un régimen que está dispuesto en el artículo 9 del Reglamento del IRPF pero que no se aplica a los autónomos.

TOP