La ASATM se reincorpora a PIMEM 10 años después

La patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca, Pimem, continúa al alza y sigue sumando mayor representatividad al tejido empresarial mallorquín. Tras 10 años de separación la Asociación Sindical de Autónomos del Taxi de Mallorca (ASATM) vuelve a la que fue su casa hasta 2008.  Socia fundadora de la patronal, la asociación que dirige Gabriel Moragues se reincorpora a PIMEM para poder “luchar desde una mejor posición por los intereses de los taxistas mallorquines”. 

En la rueda de prensa que esta mañana han ofrecido, el presidente de PIMEM, Jordi Mora; y el presidente de ASATM, Gabriel Moragues, en las oficinas de la patronal, los dos representantes han manifestado su sentimiento “de satisfacción por llegar a este acuerdo y esperan trabajar conjuntamente en proyectos futuros”.

Con más de 800 afiliados a esta asociación, con el apoyo de PIMEM, Moragues espera poder tener una mayor repercusión y conseguir por fin “una aplicación que englobe a todos los taxistas de Mallorca y permita ofrecer al usuario un mejor servicio del que ofrecen ahora mismo las emisoras”.

Moragues también ha querido manifestar su malestar hacia la “escasa iniciativa administrativa para la mejora del transporte público, un hecho que facilitaría el trabajo del sector del taxi y conseguiría una mayor fluidez del tránsito”. Una situación “complicada” que según el representante de la asociación se debe a que los partidos políticos “no saben qué tipo de modelo quieren para Palma”.

Sobre la entrada en el mercado de las VTC, Moragues ha confirmado que se encuentra en un momento de “pausa” y que están a la espera de una sentencia del tribunal supremo que puede “prohibir la venta masiva de estas licencias”. Eso sí, desde ASATM siguen de cerca este mercado y expresan su preocupación ante la creciente “especulación existente y visible”.

Para acabar la uniformidad dentro del sector es un tema que está dando de qué hablar. Actualmente “más de la mitad de los taxistas parece que lo utilizan y esperamos que llegue un punto en que el uso sea total” asegura Moragues que propone incluso que “en determinado momento se apliquen sanciones a los que no respeten el uso del uniforme”.

TOP