Actualidad

Información actualizada de interés

ASTAM-PIMEM no secundará la huelga del  próximo lunes 28 por responsabilidad con las empresas de Mallorca

La Asociación de Transportistas por Autocamiones de Servicio Público de Mallorca, ASTAM, no se unirá a la otra patronal del transporte a la hora de llevar a cabo la huelga prevista para el próximo lunes 28. Jeroni Valcaneras, representante de la patronal, se ha reunido con el conseller de Mobilitat i Habitatge, Josep Marí, y donde se ha destacado por parte del Valcaneras su compromiso de “dar apoyo al Govern, prestar su colaboración en el reparto de ayudas a las empresas y autónomos más necesitados y no contribuir a crispar más el ambiente en una situación muy delicada para la economía balear, española y europea”.

El motivo que esgrime la patronal de PIMEM es que “en estos momentos a pesar de la gran dificultad por la que pasa el sector no se puede dar la espalda a miles de empresas mallorquinas que dependen de nuestros servicios a la hora de evitar que, a la crisis que origina la subida de los precios de los carburantes, la falta de productos para empresas en concreto y para la población en general”.

ASTAM también asegura que la situación de una isla es doblemente peligrosa y se debe tener en cuenta que determinadas movilizaciones, no siempre bien justificadas ni correctamente argumentadas. Valcaneras asegura que “hay reivindicaciones de los convocantes que ya están resueltas en el Real Decreto 3/2022 y que se juega a la desinformación que está llevando a muchos pequeños empresarios a pararse durante mucho tiempo sin que la gran mayoría lo pueda aguantar”.   

La patronal ha recordado que las competencias sobre la subida de los carburantes y el sector del transporte son competencias a nivel estatal y europeo y que, una vez conocidas las intenciones del Gobierno, lo que cabe es esperar que se cumpla. I es que dentro del Plan Nacional de Respuesta al Impacto de Guerra que se aprobará el próximo 29 de marzo están previstas toda una serie de medidas concretas como la reducción del precio del combustible y en la línea que llevan el resto de los países europeos.