Actualidad

Información actualizada de interés

Las asociaciones turísticas de PIMEM ven “poco realistas” las medidas planteadas para la desescalada

Associació de Petits Hotels, Habtur, Asociación de Agencias de Viajes de PIMEM y AEVAB han dado sus primeras valoraciones ante las palabras pronunciadas por el presidente del Gobierno sobre el fin del confinamiento y el principio de la desescalada.

 

Las asociaciones de PIMEM vinculadas al sector del turismo han valorado las medidas que el Gobierno quiere llevar a cabo para descongelar la economía y el mundo empresarial. Unas fases que según los dirigentes “no son realistas” y no se ajustan” a las necesidades” de los empresarios ni a su sector.

Associació de Petits Hotels, Habtur, Asociación de Agencias de Viajes de PIMEM y AEVAB han dado sus primeras valoraciones ante las palabras pronunciadas por el presidente del Gobierno sobre el fin del confinamiento y el principio de la desescalada.

El sector turístico representa en Baleares más del 40% del empleo y del PIB de la comunidad. Su influencia durante los últimos años ha provocado que el bienestar socioeconómico de las islas sea dependiente de su salud y fortaleza. Es por ello, que tras esta crisis sanitaria el estado del sector turístico preocupa “y mucho” a los empresarios de las islas.

“Sin un plan específico de seguridad y sanidad, y un calendario de reactivación consensuado con los empresarios del sector, las fases y la apertura propuesta, por el Gobierno, para los hoteles no sirven” asegura Juan Manuel Ordinas, presidente de la patronal hotelera. Y es que, para la Associació de Petits Hotels, la apertura en los próximos días de los hoteles es “papel mojado”. “De qué sirve abrir un hotel si no tienes con quien llenarlo”.

En el mismo sentido se ha pronunciado María Gibert, gerente de Habtur, que ve “absurdo” abrir las viviendas turísticas “sin un protocolo sanitario” y sin los puertos y aeropuertos abiertos. “El mayor porcentaje de clientes provienen de las entradas naturales a las islas, sin estas operativas no podemos realizar ninguna apertura”.

La posibilidad de que se abran las fronteras a turismo nacional antes que al internacional tampoco es una propuesta que convenza a las dos asociaciones. “A día de hoy, el turismo nacional ocupa el 10% de las camas disponibles. Con esta crisis económica que nos llega, no se puede pensar que así salvaremos la temporada” asegura Ordinas.

Gran parte de ese porcentaje de turismo nacional proviene del trabajo que realizan anualmente las agencias de viajes. El representante de las Agencia de Viajes de PIMEM, Guillermo Giordano, ha asegurado que la posibilidad de que el turista nacional pueda llegar a Baleares a partir de julio “tranquiliza” al sector, pero “tampoco mucho”.

Esta frágil tranquilidad se explica por “la quiebra técnica” a la que se están asomando un gran número de empresas vinculadas a este mundo. “Necesitamos ingresar, aunque sea una parte de los viajes planificados esta temporada si queremos aguantar un año más”.

Y es que dada la crisis del COVID-19 la mayoría de los viajes de fin de curso que estaban prácticamente pagados se están anulando. “La mitad de los clientes han optado por un bono para canjear el año 2021, pero para los que vendrán este año a partir de julio, vamos a tener que repensar su experiencia y adaptarla a los protocolos sanitarios” explica Giordano.

Julio parece ser el mes que dará inicio a esta temporada según los pronósticos gubernamentales. Una visión que desde Habtur y la asociación hotelera no comparten, “si no se lleva a cabo una planificación seria con los empresarios”. “Necesitamos saber que Baleares podemos vender a nuestros clientes” sentencia el presidente hotelero.

Al parecer el verano de 2020 se presenta convulso para las asociaciones turísticas y es que la gran incógnita que planea sobre este sector hace replantearse a muchos la posibilidad de abrir sus negocios.

Es el caso de los alquileres de coche. Ramón Reus, presidente de la asociación de rent a car de Baleares (AEVAB) asegura que muchas de las empresas “no abrirán” si los hoteles se encuentran sin reservas y si los puertos y aeropuertos no están abiertos. “Cómo vamos a llevar a cabo nuestro trabajo si los principales canales de entrada y salida de la isla están cerrados. Sin clientes, no hay trabajo” finaliza.