Actualidad

Información actualizada de interés

Un día del Libro sin rosas

Mañana 23 de abril se celebra el día del libro. Una tradición que suele llevar consigo (además de la adquisición del libro) el regalo de una rosa por parte de las librerías. Este año y ante la crisis del COVID-19 esta tradición parece que va a ser “imposible de realizarse”. Así lo señalan la mayoría de los centros de jardinería y floristerías asociadas a PIMEM.

“Nuestro establecimiento está cerrado desde el inicio de esta crisis y por lo tanto es imposible que podamos suministrar rosas o cualquier tipo de producto” explica Pilar Montenegro propietaria de la floristería Ikebana.

El cierre de los negocios ha provocado que la mayoría del sector paralice su trabajo hasta el reinicio de todas las actividades una vez finalice la crisis del COVID-19. La imposibilidad de desempeñar su labor correctamente ha obligado a la mayoría de los centros a acogerse a las medidas planteadas por el Gobierno.

Pero existe una minoría en el sector que está intentando llevar a cabo su actividad. Apoyándose en las nuevas tecnologías y de la venta online, los empresarios del sector están pudiendo sacar adelante sus empresas, paliando mínimamente los efectos del coronavirus.

Este es el caso del centro de jardinería Edeen que pese a disminuir un 80% sus ventas en esta festividad están pudiendo satisfacer las demandas del publico para el día del Libro. “Es imposible vender individualmente las rosas, pero si en grandes paquetes y así es como lo estamos haciendo” afirma Carolina Mora, copropietaria del centro.

Caída del 100% de las ventas o en algún caso del 80%. Lo que dejan claro los socios de PIMEM es que este próximo día del libro pasará a la historia por ser el primero en el que el cliente no recibe una rosa junto a su compra literaria.